fbpx
Conecta con nosotros

Tendencias

Murió Darío Gómez, ‘El rey del despecho’, en la Clínica Las Américas en Medellín

En la noche de este martes se confirmó el fallecimiento del cantante considerado como el ‘rey del despecho’. Muchos de sus fanáticos, de luto.

El cantante de música popular, Darío Gómez, reconocido por canciones como El rey del despecho y Corazón resentido, murió en Medellín a los 71 años.

La noticia del fallecimiento del intérprete fue dada a conocer por la Clínica Las Américas en un comunicado de prensa.

“Clínica Las Américas auna se permite informar que en el día de hoy 26 de julio de 2022 ingresó al servicio de emergencias el señor Dario de Jesús Gómez Zapata en estado de inconciencia luego de haber sufrido un colapso súbito en su hogar. El paciente ingresó sin signos vitales y fue llevado a sala de reanimación en donde se le realizaron maniobras avanzadas de resucitación cardiopulmonar sin que dieran resultados y finalmente se declara su muerte a las 19:31 p.m” dice el comunicado.

A través de redes sociales, distintas personalidades de la música despidieron ya a Darío Gómez: “Mi corazón hoy abraza tu memoria, compañero del alma. Al rey Darío Gómez, todo mi cariño, respeto y admiración. Paz en tu tumba, Rey”, escribió el también cantante Luis Alberto Posada.

La muerte toma por sorpresa a los aficionados de la música popular, puesto que el nacido en San Jerónimo (Antioquia) gozaba de buena salud y estaba activo en las redes sociales hasta hace apenas unos días. De hecho, hace apenas cuatro días había compartido un video en el que se le veía cortando plátanos, recogiendo aguacates y presentando a las gallinas ponedoras de su finca.

PUBLICIDAD

Se espera que en las próximas horas familiares del cantante hagan un pronunciamiento en conjunto. Con una discografía de más de diez producciones, Gómez será recordado por ser uno de los mayores representantes de la música popular y de despecho en el país. 

Nacido en Los Cedros, vereda de San Jerónimo, Antioquia, el 6 de febrero de 1951, Darío de Jesús Gómez Zapata compuso su primera canción a sus 16 años, mientras se desempeñaba en las labores del campo y la mecánica. Años atrás su abuelo materno le había regalado un tiple que despertó desde su infancia la inquietud por la música.

En febrero de este año, Darío Gómez fue el homenajeado central en una actividad realizada por los Latino Music Awards en Pereira, allí el artista manifestó el deseo de no retirarse de la música nunca y, además, aseguró que muchas historias rondaban su cabeza todavía y que quería compartirlas, de manera generosa como lo había hecho hasta ahora con el público.

Gómez es el referente mayor en la evolución de la música cantinera y de carrilera, que gracias a su aporte empieza a ser conocida como “música de despecho”. Así se le canta al despecho, Nueve años de soledad, Esta Navidad no es mía, El caso de dos mujeres, Si negabas que buscabas, Entre comillas, Corazonada, El rey del despecho y Nadie es eterno, entre otros temas, son algunos de sus éxitos.

En 1985 comienza este cantautor a edificar el camino para convertirse en leyenda. Con su primera producción discográfica, “Así se le canta al despecho”, marcó el derrotero de las sonoridades del regional colombiano y lo hizo con historias auténticas, algunas propias, otras asimiladas y adaptadas a partir de lo que le contaban familiares y allegados sobre lo que implica el amor y una de sus consecuencias lógicas, el desamor.

PUBLICIDAD

Darío Gómez grabó más de 30 producciones discográficas, algunas impulsadas desde su propio sello, Discos Dago, y ellas no solo exhibió su consagración para componer, sino que demostró su versatilidad. Corridos mexicanos, música decembrina y algunas propuestas tropicales y latinas hicieron parte del día a día de este artista que dejó álbumes memorables como “El Rey del Despecho”, “Incomparable”, “Nuevo Milenio”, “Oro y plata”, “La traga”.

“Nadie es eterno” es, tal vez, su canción más sonada y a la que mayor gratitud le guardó siempre. Ahora, cuando su creador y máximo intérprete ya no está en este mundo, la frase no parece ser tan cierta porque el talento de Darío Gómez hoy sí que es eterno.

PUBLICIDAD