fbpx
Conecta con nosotros

Elecciones 2022

El Gobierno lo extraditó para evitar que confesara su relación política: Petro sobre alias ‘Otoniel’

“Antes usaba como factor de temor Venezuela” para conseguir que el electorado no votara por él, pero “hoy es poco creíble”, aseguró Gustavo Petro

El candidato a la Presidencia de Colombia, Gustavo Petro, aseguró que la extradición a EE.UU. del jefe de la banda narcoparamilitar del Clan del Golfo, Dairo Antonio Úsuga, alias “Otoniel”, es una estrategia del actual Gobierno para crear miedo en mitad de la campaña electoral.

Petro explicó, en una entrevista con EFE, que el uribismo, la corriente de derechas fundada por el expresidente Álvaro Uribe y que gobierna el país, “antes usaba como factor de temor Venezuela” para conseguir que el electorado no votara por él, pero “hoy es poco creíble” ese argumento porque “incluso un ciudadano común ve que Colombia ya es muy parecido a Venezuela”. 

“El Gobierno no pudo esperar que pasaran las elecciones y extraditar a ‘Otoniel’ después; lo hizo preciso para provocar este clima de zozobra por una parte y para evitar que el jefe del Clan del Golfo confesara sus relaciones con la política y el poder que al final iban a afectar la campaña del candidato del Gobierno”, dijo el candidato.

Este paro, que ha provocado el pánico en muchas comunidades que no pueden salir de sus casas por miedo, ha dejado hasta ahora más de un centenar de vehículos atacados, algunos de ellos completamente incendiados.

Úsuga fue extraditado el miércoles pasado y se ha declarado no culpable ante una jueza federal en Nueva York que lo acusa, entre otros delitos, de “liderar una empresa criminal continuada” entre 2003 y octubre de 2021, cuando fue capturado.

PUBLICIDAD

Igualmente se le acusa de “participar en una conspiración internacional para fabricar y distribuir cocaína, a sabiendas y con la intención de que las drogas serían importadas ilegalmente a Estados Unidos”.

 El hecho de que el Gobierno decidiera extraditarlo después de que el Consejo de Estado levantara una medida cautelar concedida a organizaciones de víctimas que querían impedir la entrega a EE. UU. para que Úsuga respondiera primero por sus crímenes aquí ha levantado suspicacias sobre lo que “Otoniel” pudiera saber y declarar sobre los vínculos de los paramilitares con la política y el poder. 

Al momento de su detención, el pasado 23 de octubre en una operación militar en el Urabá, Otoniel, de 50 años de edad, tenía 128 órdenes de captura en Colombia por delitos como narcotráfico, extorsión, homicidio, desplazamiento forzado, tráfico de armas, conformación de grupos armados, concierto para delinquir y delitos de lesa humanidad, entre otros, así como siete sentencias condenatorias.

PUBLICIDAD