Conecta con nosotros

Medellín

Superservicios alerta sobre Hidroituango y cumplimiento de sus obligaciones

Como resultado de esta evaluación, la Superservicios encontró que el debilitamiento del Gobierno Corporativo de EPM ha afectado la imagen de confianza del mercado en la empresa.

La Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios entregó los resultados del proceso de evaluación integral realizado a las Empresas Públicas de Medellín (EPM). Al respecto, expuso que encontró falencias en el cumplimiento del Convenio Marco de Relaciones entre la compañía y Medellín, contravenciones regulatorias en la prestación de los servicios a su cargo y fallas en los reportes de información realizados al ente de control y vigilancia.

Entre marzo y agosto de 2021, la superintendencia evaluó la gestión realizada por la empresa en el año 2020 y lo corrido de 2021; y examinó 21 tópicos de carácter institucional, financiero, administrativo, comercial, técnico y de operación de los servicios de acueducto, alcantarillado, energía y gas combustible. Los hallazgos y recomendaciones fueron informados a EPM para sus comentarios. Luego de revisar y evaluar las observaciones, la Superservicios formalizó la publicación del informe final.

Sobre los resultados de la evaluación, la superintendente, Natasha Avendaño García, manifestó: “En el marco de nuestras funciones de inspección y vigilancia realizamos una evaluación integral a EPM sobre el estado de la empresa y las condiciones de prestación de los servicios públicos. Realizamos visitas técnicas, mesas virtuales de trabajo con la empresa, y análisis de la información suministrada. Evidenciamos que el prestador contraviene algunos lineamientos de su Gobierno Corporativo en su relación con el municipio de Medellín.” agregó la superintendente Avendaño.

“Igualmente, encontramos incumplimientos a la regulación en aspectos relacionados con instalación y cobro de medidores en el servicio de acueducto, indicadores de calidad en los servicios de energía y de acueducto, y fallas en los reportes del servicio de gas a nuestro Sistema Único de Información, entre otros. Todos estos hallazgos deben ser corregidos por la empresa y serán objeto de seguimiento por parte de la superintendencia”.

Hallazgos sobre Gobierno Corporativo

PUBLICIDAD

Durante el ejercicio de evaluación, la superintendencia evidenció que, frente a lo que la empresa tiene autorizado estatutariamente, EPM distribuyó desde el 2016 el 55 % de los excedentes financieros anuales, hecho relevante si se tiene en cuenta que la empresa, por regla general, debe distribuir máximo el 30 % de esos excedentes.  Estas distribuciones adicionales, de acuerdo con los estatutos y el Convenio Marco de Relaciones, han sido autorizadas por el Concejo de Medellín.

El incumplimiento del Convenio Marco de Relaciones entre EPM y el municipio de Medellín afecta la calificación crediticia y el acceso a ciertos productos financieros como seguros y nuevos créditos, tal como lo reflejan los comentarios de las firmas calificadoras de riesgo. De otra parte, se identificó que, en ocasiones, la vinculación del personal no se ciñó a los procedimientos internos de la empresa.

El debilitamiento del gobierno corporativo de EPM ha afectado la imagen de la empresa y la confianza del mercado en ella. Aun cuando se evidencia que existen otras calificadoras que no han modificado su postura, es claro que hay un riesgo en la percepción que el mercado tiene como consecuencia del incumplimiento de este instrumento. La disminución de la calificación de riesgo implica un encarecimiento de la deuda para EPM, lo que puede generar dificultades al momento de atender los diferentes compromisos contraídos.

Hallazgos en acueducto y alcantarillado

Con relación a los servicios de acueducto y alcantarillado, la Superservicios encontró que, presuntamente y en algunos casos, EPM contravino normas sobre el retiro, revisión, reposición y cobro de medidores establecidas en la regulación expedida por la Comisión de Regulación de Agua Potable y Saneamiento Básico.

PUBLICIDAD

Se observó que algunos medidores fueron cobrados por adelantado en la factura del usuario, en otros casos fueron cobrados y no suministrados; y al parecer no efectúo la debida revisión en laboratorio del estado de los medidores retirados, para determinar si efectivamente debían ser reemplazados. Al examinar algunos trámites, no se encontraron soportes sobre la gestión realizada ante los usuarios para el retiro de medidores y calibración de los instalados, entre otros aspectos técnicos. Adicionalmente, se estaría limitando a los suscriptores el derecho a escoger libremente al proveedor del medidor.

En cuanto a la calidad del agua suministrada, de acuerdo con las muestras de vigilancia, se encontró que EPM suministró agua no apta para consumo humano en los municipios de Envigado, con incumplimiento de cloro residual en diciembre de 2019; en Girardota con la presencia de coliformes totales en julio de 2019; y Sabaneta y Barbosa con el incremento de color y turbiedad en agosto de 2019 y febrero de 2020, respectivamente.

La Superservicios también evidenció incumplimiento de EPM en la estructuración del Plan de Emergencia y Contingencia, PEC; y en el reporte de información al Sistema Único de Información, administrado por la superintendencia.

Hallazgos en energía y gas combustible

Respecto a las condiciones de calidad en la prestación del servicio de energía, la superintendencia evidenció que, en 2019, EPM registró una duración promedio de interrupciones superior a la establecida en el indicador SAIDI para su mercado de operación.

PUBLICIDAD

También se encontró que algunos activos sobrepasan las horas máximas de indisponibilidad permitidas, tanto para el sistema de transmisión nacional como regional. En algunas subestaciones no se cumplen los valores de tensión esperados.

En relación con el servicio de gas combustible, se identificaron fallas en el reporte de información técnica al SUI. El prestador no aportó licencias de intervención y ocupación de espacio público, gestionadas ante las autoridades municipales para la instalación y ocupación de las redes de distribución de gas combustible. En aspectos comerciales, se encontró incumplimiento de requisitos mínimos de las facturas entregadas a algunos suscriptores, y de la obligatoria publicación del contrato de condiciones uniformes en su página web.

Asimismo, la empresa tiene deficiencias en la estructuración de sus planes de gestión del riesgo de desastres para ambos servicios.

Hidroituango

Sobre el proyecto Hidroituango, la superintendente Avendaño alertó: “El cronograma de entrada en operación de las dos primeras unidades de generación de esta hidroeléctrica, proyectada por EPM para julio y octubre de 2022, tiene un margen muy estrecho para el manejo de posibles imprevistos o crisis que se puedan presentar. De ocurrir alguna eventualidad, se pondría en riesgo el cumplimiento de obligaciones de energía firme a cargo de EPM y su sostenibilidad financiera.

PUBLICIDAD

Aspectos administrativos y financieros

En 2020, EPM obtuvo resultados positivos en su gestión operacional, sin embargo presentó disminución en sus márgenes de rentabilidad en comparación con 2019 debido, principalmente, al incremento del costo de venta del servicio de energía eléctrica. Los resultados financieros de la empresa dependen, en gran medida, del desempeño de este servicio.

Finalmente, la superintendencia recomendó fortalecer la gestión de riesgos financieros para mitigar su impacto, en particular los riesgos categorizados como extremos.

PUBLICIDAD