Conecta con nosotros

Anorí

Campesinos de Anorí rechazan injerencia de las disidencias en la protesta

El grupo guerrillero con un panfleto ordenó a los campesinos que aún permanecen en las veredas, desplazarse al área urbana y apoyar la manifestación.

Aunque los focos sobre las protestas en el país están en las movilizaciones de grandes ciudades que se adelantan desde el miércoles pasado, en Anorí, Nordeste antioqueño, ya son diez días los que los campesinos completan en paro.

En la manifestación, que según cifras de la Alcaldía Municipal concentra a más de 3.000 personas, se leen carteles con mensajes como “que la paz no nos cueste la vida”, “ser líder social no es un delito”, “el pueblo no se rinde”, “si a la vida, no al glifosato”, “cuando la tiranía es ley, la revolución es orden”.

Preocupados están los cientos de campesinos que permanecen en la protesta del municipio Anorí en el nordeste de Antioquia, ya que las disidencias del frente 36 decidieron supuestamente sumarse a la manifestación y apoyarla, pero presionando a las comunidades, lo que fue rechazado tajantemente por los campesinos que evitan injerencia de cualquier grupo armado.

Mediante un panfleto que puso a circular ese grupo ilegal en la zona, aseguró que se suman al Paro Nacional y le ordenan a los campesinos que permanecían en sus viviendas en las zonas de la carretera principal, Norizal, Dos bocas y La Plancha, que estaban cuidando las cosechas y los enseres, a desplazarse al área urbana a sumarse a la concentración de manera obligatoria, solo permitiendo que se quede en las vividas una persona por familia, además, amenazaron a las empresas de transporte público del municipio de Anorí, asegurándoles que deben obtenerse de transportar personas a la zonas rurales y en caso de hacerlo serán víctimas de ataques de ese grupo ilegal, tanto los vehículos como los conductores.

La postura de los promotores del paro es que éste continuará indefinidamente hasta que el Gobierno Nacional los escuche y resuelva sus peticiones satisfactoriamente. A pesar de las diferencias y necesidades de todos los actores del paro las exigencias se congregaron en un mismo pliego de peticiones.

Las organizaciones campesinas exigen al Gobierno nacional detener las acciones de erradicación forzada en Colombia, pues están cobrando vidas. Piden que se cumpla el Programa Nacional Integral de Sustitución de Cultivos Ilícitos (PNIS) y el Acuerdo de Paz; que el Estado proteja a las comunidades y que haya una veeduría internacional, que aunque no puede desplazarse a los territorios, puede dar constancia de las actuaciones de la Fuerza Pública.

En un comunicado de la Asamblea Comunitaria Campesina expusieron las razones del paro en la que dicen que “venimos siendo irrespetados y vulnerados por todas las fuerzas del Gobierno Nacional y reprimidos por la fuerza pública del Estado colombiano. Somos tratados como delincuentes, vándalos y narcotraficantes por tratar de subsistir en nuestro territorio con los recursos que tenemos”.

Agrega la Asamblea Comunitaria Campesina que se encuentran “En medio de la zozobra por la amenaza permanente de operativos militares para la quema de maquinaria amarilla y dragas, además de los operativos policiales para la erradicación forzosa de cultivos de coca. A esto le sumamos la inoperancia de todos los escenarios de participación que el Gobierno dispuso para los puntos 1 y 4 del Acuerdo de Paz”

Juan Camilo Piedrahita, alcalde de Anorí, expresó que desde su administración municipal se ha procurado hacer intermediación para este tema que requiere, principalmente, intervención del gobierno nacional.

Comité de Paro en Anorí expresó en el pliego de condiciones que “hoy por hoy, Anorí se encuentra en una crisis social, política y económica que no solo afecta a los campesinos y campesinas que habitan el campo, sino que desestabiliza el comercio del casco urbano”

“A pesar de todos los esfuerzos de las organizaciones sociales campesinas y de las Juntas de Acción Comunal por entablar mesas de dialogo cada que hay atropellos de la fuerza publica, hasta el día de hoy no se ha logrado concretar la ruta de trabajo efectiva entre autoridades, Gobierno y comunidades para garantizar el respeto por la vida, la defensa del territorio y la permanencia en él. Hemos estado durante los últimos años en un circulo vicioso donde la fuerza publica atropella, las comunidades se enfrentan, los lideres y lideresas buscan mesas de dialogo y el Gobierno nacional y local finalmente no garantizan ningún tipo de cambio”

En la tarde de este lunes, la gobernación de Antioquia informó que ya se planteó una hoja de ruta con los líderes de la manifestación y se acordaron otras reuniones para los dias 6, 17 y 20 de mayo para buscar acuerdos específicos a las reclamaciones. 

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

CORONAVIRUS

PUBLICIDAD

COPYRIGHT © 2021 elnordeste.com. Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita de su titular.